English| Español

boton defensas para la vida-02
inmunodeficiencias

Tipos de Inmunodeficiencias

Existen varios tipos y para su estudio, estas enfermedades se han tenido que clasificar en varias categorías, agrupándose según el elemento del sistema inmune afectado y las características clínicas que compartan.

    TIPOS     EJEMPLOS

Inmunodeficiencias combinadas

Inmunodeficiencia combinada grave (IDCG)
Síndrome de Omenn

Inmunodeficiencias combinadas con características sindrómicas

Síndrome de Wiskott-Aldrich
Ataxia- telangiectasia
Síndrome de Hiper IgE
Síndrome de DiGeorge

Inmunodeficiencias predominantemente de defecto de anticuerpos

Hipogammaglobulinemia transitoria de la infancia
Deficiencia selectiva de IgA
Agammaglobulinemia ligada al X (Enfermedad de Bruton)
Inmunodeficiencia común variable
Deficiencia específica de anticuerpos

Inmunodeficiencias con disregulación inmune Síndromes linfoproliferativos
Síndrome de Griscelli tipo 2
Síndrome de Hermansky Pudlak
Síndrome de Chediak Higashi
Defecto de fagocitos Defectos de maduración de los neutrófilos (ej.: neutropenia congénita grave, neutropenia cíclica)
Enfermedad granulomatosa crónica Defectos de adhesión leucocitaria
Defecto de eje IL-12- INF-γ
Defectos en la inmunidad innata Displasia ectodérmica anhidrótica
Distintos defectos moleculares que predisponen a infecciones víricas graves (como la encefalitis herpética y las infecciones por hongos (candidiasis crónica)
Trastornos autoinflamatorios Fiebres periódicas recurrentes
Deficiencias de complemento Deficiencia de cada uno de los componentes

 

 

INMUNODEFICIENCIAS COMBINADAS

Son aquéllas en donde se encuentra alterada la función de los linfocitos (un grupo de los leucocitos que son células de defensa) tanto en su función celular y de cooperación, como en su capacidad para producir anticuerpos. Existen diversos tipos de inmunodeficiencias que afectan estos 2 rubros. En este grupo se encuentra una de las enfermedades más graves y mortales sin tratamiento: la inmunodeficiencia combinada grave (IDCG). Esta se presenta en aproximadamente 1 de cada 80,000 nacimientos y ocasiona un defecto muy grave en el desarrollo de los linfocitos T y B. La alteración en los linfocitos ocasiona infecciones graves y complicadas desde los primeros días o semanas de vida.

 

Características de la enfermedad

La alteración principal es la ausencia o alteración en la función los linfocitos llamados T. La glándula, llamada el Timo, dónde estas células se preparan para su función, suele estar pequeña o ausente y hay una producción muy pobre de inmunoglobulinas (anticuerpos). El defecto genético altera la producción de estas células, por lo que la única forma de corregirlo consiste en introducir células nuevas que sean capaces de producir linfocitos funcionales (células madre o CD34+) a través de un trasplante.

 Niñas y niños presentan desde las primeras semanas de vida un número inusual de infecciones que son graves y pueden poner en peligro su vida como: neumonías, diarreas y sepsis. También presentan infecciones por gérmenes patógenos poco usuales denominados gérmenes oportunistas (por ejemplo el Pneumocystis jirovecci, Candida, etc), hepatitis crónica por citomegalovirus y problemas en la piel crónicos por hongos y bacterias.

 Estas manifestaciones que suelen ser difíciles de tratar o se presentan de una manera repetida hacen sospechar la alteración inmune. Debido a las infecciones tan graves los pacientes cursan con alteración en peso y talla.

 

¿Cómo se diagnostica?

La sospecha de esta enfermedad debe darse cuando un niña o niño en edad en las primeras semanas o meses de vida (antes de los 6 meses de edad) presentan infecciones graves, que no responden de manera adecuada al tratamiento convencional, cuando se aíslan gérmenes oportunistas. y que le afectan a su crecimiento. El personal médico buscará de forma intencionada si hay infecciones en piel y mucosas, valorará el tejido linfoide, si hay órganos crecidos: bazo, hígado, ganglios, y complementará con estudios de laboratorio. En los estudios iniciales de biometría encontrará que una parte de las células de defensas está baja, los linfocitos. Para saber cuales linfocitos son los más afectados solicitar estudio de subtipos de linfocitos que permitirá distinguir cuáles están disminuidos y además medirá la producción de anticuerpos o inmunoglobulinas (IgG, IgA, IgM) pues usualmente estas niñas y niños tienen una producción baja.

 

¿Cuál es el tratamiento?

Para estas niñas y niños el tratamiento de elección será el trasplante de células progenitoras o médula ósea. Pasar células sanas de un donador permitirá que éstas generen linfocitos de forma adecuada y se pueda restaurar la función inmune. Algunas niñas o niños pueden requerir continuar con tratamiento sustitutivo de inmunoglobulinas, pudiendo con esto completar su función en las defensas. En el tiempo en el que se está buscando el trasplante deberá protegerse a la persona para que no se infecte o se desnutra. Deben tomarse medidas precautorias higiénicas manteniendo a la niña o niño en casa, sin acudir a áreas públicas y en caso de estar en internamiento hospitalario, con medidas protectoras al tocarle (asilamiento protector), tratar las infecciones enérgica y oportunamente, evitar aplicar vacunas que tengan organismos vivos (ejemplo vacuna para la tuberculosis, o vacuna para varicela) pues estos pueden ocasionarle una infección ya que sus defensas no podrán protegerle. Las transfusiones que requiera deben hacerse con productos radiados para evitar que pueda adquirir linfocitos de otra persona que lo dañen (enfermedad de injerto contra huésped).

Actualmente se describen tratamientos nuevos como la terapia génica en aquellas niñas y niños que no han podido ser sujetos de trasplante por no tener donador, FUMENI actualmente colabora con la creación de la primera Unidad de Terapia Génica en México por lo que próximamente nuestros pacientes afortunadamente contarán con la disponibilidad de ésta nueva medida de tratamiento.

 

INMUNODEFICIENCIAS COMBINADAS CON CARACTERISTICAS SINDROMICAS

Existe un grupo de inmunodeficiencias en el cual las personas presentan características especiales, lo que puede orientar al personal médico a sospechar un diagnóstico, están pueden afectar diferentes aparatos y sistemas distintos al sistema inmune.

 

Características de la enfermedad

Síndrome de DiGeorge: los pacientes que cursan con esta enfermedad presentan malformaciones cardíacas como la tetralogía de Fallot, además de crisis convulsivas por disminución del calcio en la sangre y características faciales, como el labio- paladar hendido, lo que ayuda a su identificación en etapas tempranas de la vida incluso recién nacidos.

Ataxia telangiectasia: los pacientes que la padecen cursan con afección del sistema nervioso que se manifiesta por alteraciones en la marcha, conocida como atáxica, que se caracteriza por que las niñas y niños abren los pies al caminar “como si perdieran el equilibrio”. Asociado a lesiones de la piel y mucosas (Telangiectasias), las cuales están formadas por vasos sanguíneos dispuestos en forma de telarañas de color rojizo, que pueden observarse en la esclerótica (la parte blanca del globo ocular), así como en la piel. También tienen la particularidad que son muy sensibles a la radiación y pueden tener mayor riesgo de desarrollar cáncer.

Síndrome de Wiskott-Aldrich: los pacientes presentan frecuentemente lesiones en la piel, similares a dermatitis atópica, habitualmente difícil de tratar, asociado a infecciones respiratorias y gastrointestinales recurrentes y sangrado (sangrado en encías, nariz, moretones en la piel, evacuaciones con sangre) por la disminución de cuenta plaquetaria.

Síndrome de Hiper IgE: los pacientes también cursan con lesiones de dermatitis atópica grave de difícil control, asociadas a infecciones respiratorias graves, como neumonías y complicaciones de éstas. Abscesos en piel y en otros órganos.

¿Cómo se diagnostica?

De acuerdo a las manifestaciones clínicas que presentan los pacientes, y el síndrome sospechado, se deben realizar estudios complementarios, como biometría hemática, inmunoglobulinas séricas (anticuerpos) como primera fase de abordaje. En específico:

Síndrome de DiGeorge: cuenta baja de linfocitos T y de inmunoglobulinas, así como disminución de tamaño o ausencia del timo en una Radiografía de tórax o ultrasonido pueden dar datos de este síndrome. En cuanto a las malformaciones cardiacas, se debe evaluar por un Cardiólogo, quien realizará los estudios pertinentes para el diagnóstico de la alteración cardiaca.

Ataxia Telangiectasia: estos pacientes además de cursar con disminución de las inmunoglobulinas (específicamente IgA e IgG), tienen elevación en sangre de alfa- feto proteína, la cual es considerable en niñas y niños mayores de 2 años de edad. Se debe evitar las radiaciones en estos pacientes y evaluación en conjunto con especialista por el mayor riesgo de desarrollar cáncer.

Síndrome de Wiskott Aldrich: las manifestaciones principales en estos pacientes son infecciones frecuentes que pueden evidenciarse con disminución de niveles de IgG e IgM, elevación de IgA, eccema o datos de dermatitis atópica grave por lo que pueden tener elevación de IgE, y sangrado que en una biometría hemática con cuentas bajas en el número de plaquetas y de tamaño disminuído .

Síndrome de Hiper IgE: niveles de inmunoglobulina E muy elevadas y en una radiografía de tórax o tomografía de tórax buscar datos de neumonías o complicaciones de éstas.

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de este grupo de inmunodeficiencia se manejará con las medidas de prevención de infecciones, aplicación de gammaglobulina sustitutiva (anticuerpos) y como tratamiento curativo el trasplante de médula ósea.

DEFICIENCIAS DE ANTICUERPOS

Características de la enfermedad

En general la mujer durante el embarazo transfiere al producto de la gestación inmunoglobulinas, también llamadas anticuerpos, que son proteínas que defienden al feto contra infecciones ocasionadas por microorganismos con los cuales ella pudo haber tenido contacto.

Durante los primeros 6 a 8 meses de haber nacido, el o la bebé, fisiológicamente presenta disminución de inmunoglobulinas maternas, etapa crítica en la que iniciará la producción de sus propios anticuerpos.

 

    1. Hipogammaglobulinemia transitoria de la infancia.

Durante los últimos meses de la gestación, la inmunoglobulina G materna pasa a través de la placenta presente en la sangre del recién nacido hasta los 6-8 meses de vida, periodo en el que inicia su propia producción de IgG. Como consecuencia, entre los 3 y 6 meses de vida existe una hipogammaglobulinemia fisiológica (“normal”), con valores de IgG bajos e IgA. En algunas niñas y niños, este déficit fisiológico se puede prolongar hasta los 3 o 4 años de edad, en cuyo caso padecen una hipogammaglobulinemia transitoria de la infancia.

 

  1. Deficiencia selectiva de IgA

Es la inmunodeficiencia más frecuente y puede afectar hasta una de cada 500 niñas y niños. Se caracteriza por la ausencia o disminución de la inmunoglobulina A, el resto de las inmunoglobulinas están en niveles normales; generalmente es asintomática, pero pueden cursar con infecciones recurrentes de vías respiratorias y gastrointestinales por gérmenes comunes como Neumococo, Haemophylus influenzae, manifestaciones de alergia y autoinmunidad.

 

  1. Agammaglobulinemia de Bruton o Ligada al cromosoma X

Es la deficiencia de anticuerpos prototipo de las IDP, causada por una mutación en el cromosoma X, que afecta la maduración de los linfocitos B (células productoras de anticuerpos); se manifiesta en los niños varones, ya que el defecto genético se encuentra en el cromosoma X (cromosoma heredado de la madre), y después de los 6 a 8 meses de edad al disminuir los niveles de inmunoglobulinas maternas el sistema inmune no es capaz de producir sus propios anticuerpos e inicia la presencia de infecciones recurrentes principalmente de vías respiratorias como otitis, sinusitis, neumonías, así como infecciones gastrointestinales y/o diarrea crónica.

  1. Inmunodeficiencia común variable

Ésta inmunodeficiencia es común en niños como adultos. Se caracterizan por afectar el tracto respiratorio (neumonías, sinusitis, otitis) y gastrointestinal (diarreas crónicas y/o recurrentes) y presentar niveles muy bajos de la inmunoglobulina G + niveles bajos de las inmunoglobulina A y/o M. Éstos pacientes tienen una mayor predisposición a enfermedades autoinmunes así como al desarrollo de cáncer.

  1. Deficiencia específica de anticuerpos

Estos pacientes también se manifiestan con infecciones principalmente de vías respiratorias (otitis, sinusitis, neumonías) sin embargo su característica principal es que los anticuerpos (presentes en niveles normales) no tienen una adecuada función, y se diagnostica con niveles no protectores de anticuerpos contra vacunas de polisacáridos (como Neumococo 23valente).

 

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico de los distintos tipos de deficiencia de anticuerpos, se basa en estudios que permitan identificar anormalidades en los niveles inmunoglobulinas en sangre, valoración de la respuesta a las vacunas (anticuerpos específicos contra proteínas y polisacáridos) y la valoración de linfocitos B circulantes.

 

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento varía según el tipo de inmunodeficiencia. Algunas únicamente requerirán manejo antibiótico oportuno y vigilancia como es el caso de la Deficiencia selectiva de inmunoglobulina A, mientras que otras ameritan la prevención de infecciones con antibióticos según su evolución y aquellas donde los anticuerpos producidos no sean suficientes o sean defectuosos requerirán la administración de anticuerpos. Esto se realiza a través del tratamiento con inmunoglobulina G aplicada por vía intravenosa o subcutánea la cual es un producto biológico que se obtiene de anticuerpos de miles de donadores sanos para poder administrarlos en el paciente que carece de estos.

INMUNODEFICIENCIAS CON DISREGULACION INMUNE

Características de la enfermedad

Estos pacientes tienen como manifestaciones la presencia de fiebre asociada a infecciones recurrentes, crecimiento anormal de hígado, bazo y/o ganglios linfáticos. Un grupo de éstas pueden tener la peculiaridad de presentar infecciones por Virus de Epstein Barr y otro grupo manifestarse además con datos hipopigmentación en ojos y piel (albinismo oculo-cutáneo) así como la presencia de cabellos de coloración plateada.

 

¿Cómo se diagnostican?

Deben realizarse ante los hallazgos de fiebre persistente, crecimiento de hígado, bazo y/o ganglios linfáticos, estudios de biometría hemática en dónde se pueden encontrar niveles bajos de hemoglobina (anemia), plaquetas (plaquetopenia), neutrófilos ( neutropenia), elevación de niveles de triglicéridos y niveles muy altos de ferritina (incremento de hierro en sangre) nos pueden hacer sospechar de éste grupo de inmunodeficiencias.

 

¿Cuál es el tratamiento?

Ante la sospecha de alguna de éstas debe referirse de inmediato a un inmunólogo e iniciar cuanto antes el manejo para las infecciones y el tratamiento curativo que en este caso es el trasplante de médula ósea.

 

DEFECTOS DE FAGOCITOS

Características de la enfermedad

Los fagocitos son un tipo de glóbulos blancos que forman parte del proceso inicial de la defensa contra microbios con los que tenemos contacto todos los días; su nombre proviene del griego phagein, comer, y el sufijo –cito procedente del término kutos, célula. Su función es capturar y matar a los microorganismos para después participar con otros tipos de glóbulos blancos que complementan la respuesta inmune.

Existen diferentes enfermedades en la infancia en las cuales la función y/o número de los fagocitos se encuentran alterados, por tanto no hay una eliminación de los microorganismos invasores, estos crecen de forma desmedida sin que nada los pueda detener, causando así infecciones recurrentes y graves en diferentes órganos como pulmón, piel, hígado y/o ganglios linfáticos.

El inicio de los síntomas es en los primeros meses de vida.

  1. Neutropenia congénita grave y cíclica: se caracteriza por la disminución del número de neutrófilos, en el caso de la cíclica con cierta periodicidad, generalmente cada 21 días.  Los pacientes suelen presentar manifestaciones como inflamación de las encías, úlceras en la mucosa oral e infecciones recurrentes.
  2. Enfermedad Granulomatosa Crónica: Estos pacientes presentan manifestaciones como la presencia de abscesos en piel y otros órganos como el hígado, granulomas en piel, pulmón o hígado, además pueden debutar con la presencia de crecimientos ganglionares, inflamación en el lugar o regiones cercanas al sitio de colocación de la vacuna BCG, a esto se le conoce como BCGitis o adenitis por BCG, también presentan neumonías principalmente por hongos (Aspergillus) o bacterias como Staphylococcus aureus, así como por lo que la presencia de algunos de éstos signos o síntomas deben hacer sospechar al médico de primer contacto que puede tratarse de ésta enfermedad.
  3. Déficit de adhesión leucocitaria: en este grupo de inmunodeficiencias los neutrófilos se encuentran presentes y elevados (neutrofilia) sin embargo las moléculas necesarias para que los neutrófilos lleguen al sitio de la infección están ausentes por lo que las manifestaciones son ausencia de pus en las heridas, alteración en la cicatrización y su principal manifestación es el retraso en la caída del cordón umbilical (mayor a 15 días).
  4. Defecto del Eje IL-12- INF-γ: se refiere a un grupo de enfermedades que tienen una alteración o deficiencia en las moléculas necesarias para la comunicación entre las células de la defensa encargadas de destruir microorganismos. Entre las manifestaciones que presentan los pacientes se encuentran las infecciones por micobacterias como la tuberculosis, reacciones adversas a la vacunación con BCG (BCGitis o Adenitis por BCG o infección sistémica relacionada a la vacuna), también presentan infección por hongos oportunistas (Candida, Aspergillus).

¿Cómo se diagnostican?

Se deberá realizar una biometría hemática para identificar la cuenta neutrófilos. Existen otras pruebas de función de éstas células que se realizan en centros de atención especializada.

 

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento para este grupo de enfermedades puede ir de la administración de antibióticos y antimicóticos profilácticos junto con la administración de sustancias que mejoran el número (factor estimulante de colonias de granulocitos) y la función de estas células (interferón gamma), hasta el trasplante de células progenitoras hematopoyéticas para las formas más graves.

DEFECTOS EN LA INMUNIDAD INNATA

Características de la enfermedad

Esto defectos de caracterizan por la predisposición y gravedad de presentación de infecciones virales y por hongos, como la presencia anormal de verrugas (Virus del papiloma humano), virus Herpes, Varicella Zóster e infecciones generalizadas en piel y/o mucosas por hongos (Candida).

 

¿Cómo se diagnostican?

Clínicamente debemos sospechar ante el hallazgo de infecciones como las descritas previamente y mala respuesta al tratamiento convencional. Por lo que se tendrán que referir a un inmunólogo para su diagnóstico.

TRASTORNOS AUTOINFLAMATORIOS

Este nuevo tipo de inmunodeficiencias se caracteriza por la presentación de las llamadas, fiebres periódicas recurrentes, en estas enfermedades el sistema inmune cursa con una hiperrespuesta.

.

Características de la enfermedad

La manifestación principal es la presencia de fiebre, que se presenta de manera recurrente cada 15- 30 días, sin una causa determinada. Se asocian otros síntomas como dolor en las articulaciones, dolor abdominal, crecimiento de ganglios y/ o aparición de ulceras (aftas) en la boca.

 

¿Cómo se diagnostican?

Este grupo de enfermedades se deben sospechar ante las manifestaciones descritas previamente. Por lo que se tendrán que referir a un inmunólogo para su diagnóstico.

Los fagocitos son un tipo de glóbulos blancos que forman parte del proceso inicial de la defensa contra microbios con los que tenemos contacto todos los días; su nombre proviene del griego phagein, comer, y el sufijo –cito procedente del término kutos, célula. Su función es capturar y matar a los microorganismos para después participar con otros tipos de glóbulos blancos que complementan la respuesta inmune.

DEFICIENCIAS DEL COMPLEMENTO

El sistema del complemento, es un grupo de proteínas, del sistema inmune, cuya función es ayudar a las células del sistema de defensa a ejercer su acción de eliminar microorganismos y células dañadas. Cuando existe ausencia de alguna de estas proteínas, surgen manifestaciones clínicas, tanto de infecciones como de enfermedades autoinmunes (como el lupus eritematoso sistémico).

Características de la enfermedad

Las manifestaciones, son infecciones graves por gérmenes como neumococo y meningococo, que dan neumonía y meningitis. También, se pueden presentar con síntomas de autoinmunidad, que pueden afectar varios órganos y sistemas, como presencia de lupus, artritis, enfermedades renales, entre otras.

¿Cómo se diagnostican?

Se puede determinar algunos de los componentes de este sistema del complemento, por medio de un examen laboratorio llamado componente 3 y 4 (C3, C4), y también algunos estudios que indirectamente lo evalúan. Será importante que se realice una valoración por un inmunólogo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento para este grupo de enfermedades es la administración de antibióticos profilácticos y el manejo de la enfermedad autoimmune.